Latest

Sports

Gossip

Covered

Argelia se abre a la televisión y radio privadas tras 50 años de monopolio

Argel, 12 ene (EFE).- Tras cincuenta años de monopolio estatal de la "pantalla única", las autoridades argelinas se han decidido a entreabrir el campo de la información audiovisual para autorizar la creación de canales de televisión y radio privadas.

La ley, no exenta de polémica, fue anunciada hace más de dos años y presentada esta semana ante los diputados del Parlamento por el ministro de Comunicación, Abdelkader Mesahel.

Según el proyecto de ley, los candidatos a crear los nuevos canales de televisión o de radio deben ser argelinos y deben justificar que el capital social es "exclusivamente nacional".

Asimismo, otras de las exigencias que incluye la nueva norma, es que debe haber periodistas profesionales entre los accionistas de la empresa.

Además, el 60 % de los programas difundidos deben ser nacionales y producidos en Argelia y el 20 % de esta cuota se consagrará a obras audiovisuales y películas de cine.

Esta apertura se produce 25 años después de que las autoridades argelinas dieran los primeros pasos hacia el pluralismo, con la reforma de la Constitución en 1989.

Desde entonces, la ley fundamental del país norteafricano recoge el principio de la libertad de expresión y la posibilidad de crear publicaciones privadas.

Sin embargo y a diferencia de lo que ocurre con la prensa escrita, las cadenas de radio y televisión estarán supervisadas por una Autoridad de Regulación Audiovisual (ARA).

La misión de este organismo será velar por el libre ejercicio de la actividad audiovisual, la imparcialidad del sector público y el respeto de la pluralidad de corrientes de pensamiento y opinión en los distintos programas.

Pero además, la ARA, que estará integrada por nueve miembros designados por el jefe de Estado y los presidentes de las dos cámaras parlamentarias, tendrá la capacidad de suspender la difusión de una cadena y de secuestrar cualquier material que, según sus criterios, atente contra el orden público, la seguridad o la moral.

Pese a las restricciones, la nueva ley pondrá fin a una paradójica situación en el país, donde más allá de la televisión estatal, han surgido en los últimos años varios canales privados que tienen sus sedes en distintos países del Golfo, pero cuyas emisiones están elaboradas por argelinos y dirigidas al público nacional.

No obstante, estos canales, como Al Nahar o Al Shuruk, solo pueden verse a través de antenas parabólicas ya que están albergados en satélites como Nilesat o Hotbird.

"La apertura del campo audiovisual en Argelia es, en primer lugar, una reivindicación popular", explicó a Efe Bomdol Kadi, redactor jefe de la televisión Al Shuruk, que también es propietaria del diario del mismo nombre.

Para Kadi, "no es admisible que un régimen que se dice democrático y que admite la diversidad de opinión a través de la existencia de partidos de la oposición, mantenga el monopolio sobre la imagen".

Para este profesional, la nueva ley "es un paso positivo" a pesar de la existencia de "ciertas lagunas que con el tiempo habrá que rectificar".

Por su parte, Mohamed Benalia, jefe de redacción de la cadena Al Nahar TV, que también posee un periódico en árabe, considera que se ha vuelto imperativo ofrecer a los telespectadores productos e información nacional "ya que los argelinos son, por la fuerza, importadores de programas".

Benalia también considera que la nueva ley, a pesar de ser un avance positivo, "es imperfecta" y necesita que ciertos aspectos sean corregidos.

Uno de los puntos que más ha provocado el malestar de los profesionales y que ha suscitado una gran polémica en los medios escritos es el borrador del artículo 7 que determina que solo se pueden crear cadenas temáticas.

Para muchos periodistas y gran parte de la oposición esta restricción es una manera de limitar la libre expresión y de mantener bajo control el campo audioviusual.

Antes las críticas suscitadas, el ministro argelino de Comunicación prometió a los diputados la revisión de este punto y afirmó que la polémica responde a "una mala interpretación debido a un error de traducción (del artículo) del francés al árabe".

Los argelinos no parece que estén siguiendo con demasiado interés las discusiones suscitadas en torno a la nueva norma, aunque sí confiesan el seguimiento su atracción por los canales privados difundidos actualmente vía satélite.

"Personalmente, no veo la televisión pública desde hace dos años. Es una herramienta de propaganda en manos del Gobierno, cuando debería jugar un papel de utilidad pública", asegura Mojtar, un jubilado argelino.

De la misma opinión se decanta Louisa, madre de familia y trabajadora en un banco extranjero, para quien las cadenas privadas son como un "regalo del cielo" que han permitido a los telespectadores "zapear la mediocridad de los programas de la televisión estatal".

La Vanguardia, 12/01/2014
Don't Miss