Latest

Sports

Gossip

Covered

Respuesta italiana a un pelotilla marroqui

A los señores de la Redacción de L'Espresso, 

Somos el colectivo Tindouf Express y nos ocupamos de las informaciones y análisis sobre la cuestión histórico-jurídica del Sáhara Occidental. Les escribimos sobre el artículo “Cuidado, el Sahara puede explotar”, firmado por Tahar Ben Jelloun y publicado el 6 de Marzo en vuestra rubrica "Sin Fronteras". 

Les escribimos porque, en primer lugar, queremos señalar que el autor desarrolla el artículo con una serie de inexactitudes periodísticas e históricas que nos gustaría refutar y eventualmente responder.

El artículo no hace ninguna mención de las numerosas resoluciones de la ONU que, en los últimos 38 años afirmaron el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui (citamos como ejemplo: AG/Res.1514 14/12/1960, AG/Res.2072 12/16/1965, 12/20/1966 AG/Res.2229). Tampoco dice nada sobre la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia del 16/10/1975 en la que, al tiempo que reconoce los lazos históricos entre el sultanato marroquí y los habitantes del Sáhara Occidental, descartaba cualquier vínculo de soberanía territorial entre los dos países. Además, lo que en el artículo se llama "la marcha verde pacifica" a través de la cual "Marruecos recuperó los territorios del Sáhara Occidental", debe considerarse como una verdadera invasión militar. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó resoluciones inequívocas condenando la acción militar marroquí (citamos como ejemplo: CdS/Res.377 22/10/1975, 11/02/1975 CdS/Res.379, CdS/Res.380 06:11. 1975). La presencia masiva de las fuerzas armadas entre los 350.000 "voluntarios" de la Marcha Verde, así como el carácter violento de la acción, son también atestiguados por numerosas fotografías, videos y entrevistas recogidas por muchos periódicos europeos de la época.

A pesar de la posición adoptada por las Naciones Unidas y la comunidad internacional, el rey Hassan II continuó su proyecto expansionista de ocupación progresiva del Sáhara Occidental. La determinación del régimen marroquí se apoyaba por un lado en la debilidad de España que ya no era capaz de administrar sus dominios coloniales, y por otro lado sobre la suscripción secreta, el 14 de noviembre de 1975, de los Acuerdos de Madrid por los que Marruecos, Mauritania y España sancionaron la retirada de las tropas coloniales españolas el 28 de febrero 1976, que serían seguidos por una administración tripartita del territorio del Sáhara Occidental. El Presidente del Comité de Descolonización de la ONU condenó los acuerdos de Madrid calificándolos de incompatibles con las decisiones y resoluciones adoptadas por las Naciones Unidas hasta entonces, al mismo tiempo que subraya cómo tales acuerdos subordinan los derechos del pueblo del Sahara Español a las reivindicaciones territoriales de los países vecinos.

Estos hechos dieron lugar a un conflicto que ha durado décadas, provocando el éxodo de la población saharaui a los territorios desérticos de la vecina Argelia. Hasta la fecha, más de 200.000 saharauis viven en tiendas en los campamentos de refugiados de Tindouf, en el suroeste de Argelia. Que Argelia pueda o no tener intereses geopolíticos en el Atlántico no constituye una deslegitimación del derecho a la autodeterminación consagrado por Naciones Unidas al pueblo saharaui. Por lo tanto, nos gustaría destacar -contrariamente al artículo de Tahar Ben Jelloun- que la cuestión del Sáhara Occidental no debe ni debe ser vista a partir de los intereses políticos y económicos de Argelia y Marruecos. El punto de partida para una comprensión correcta y honesta de la cuestión histórico-jurídica del Sáhara Occidental no puede ser más que el derecho de un pueblo a la libre determinación en su propio territorio, sobre la base del jus cogens internacional y en oposición a la lógica de la dominación colonial de los años 900.

Durante los últimos 24 años -mucho antes del fantasmagórico año 2007 citado por el autor- Marruecos se ha opuesto sistemáticamente a los planes de resolución de las Naciones Unidas, también por el apoyo de Francia y los Estados Unidos que ven, históricamente, en Marruecos un aliado estratégico en el Magreb. La incapacidad de organizar un referéndum sobre la libre determinación como se define en el Plan de Arreglo de la ONU en 1990, luego modificado por los Acuerdos de Houston de 1997, es en sí mismo el resultado de la obstrucción de la correcta identificación de los ciudadanos residentes en los territorios ocupados del Sáhara Occidental con derecho al voto.

El obstruccionismo marroquí, la lentitud de la maquinaria burocrática de la ONU, la complicidad de las potencias occidentales aliadas de Marruecos, entre ellos la Unión Europea (véase, por ejemplo, la cuestión de los acuerdos de pesca de 2007, tácitamente renovados en 2011 y sólo en los últimos años cuestionados por el Parlamento Europeo) han contribuido a hacer perdurar la situación de inmovilidad. En flagrante violación del derecho internacional Marruecos saquea, en las últimas décadas, los recursos pesqueros y mineros del Sáhara Occidental. Esto, mientras que en los campamentos de refugiados saharauis, centenares de miles de personas sobreviven sólo gracias a la ayuda internacional.

El otro aspecto que queremos destacar se refiere a la problemática situación del respeto de los derechos humanos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Tahar Ben Jelloun en su artículo la relega, groseramente, a la declaración del presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, fingiendo ignorar lo que es una preocupación de toda la comunidad internacional: el Parlamento Europeo, la Unión Africana, los gobiernos nacionales (Noruega, Suecia y Dinamarca, en primer lugar, pero también Italia, España, Bélgica, Reino Unido, por no hablar de los Estados Unidos del presidente Obama), y los miles de organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo que se comprometieron a hacer conocer esta dramática realidad.

En los últimos meses, el tema de la protección de los derechos humanos en el Sahara Occidental ocupado también fue planteado por algunos países históricamente aliados de Marruecos. El 15 de febrero, el diputado británico Jeremy Corbyn, del Partido del Trabajo, el Presidente del Grupo Interparlamentario sobre el Sáhara Occidental, fue detenido junto con John Hillary y John Gurr, ciudadanos británicos también, por haber filmado la violenta represión por parte de la policía marroquí de las manifestaciones celebradas en El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental. El Sr Corbyn, después de su regreso a su tierra natal, presentó un informe detallado al primer ministro David Cameron para pedir que el gobierno británico sea el portavoz de la inclusión de la vigilancia de los derechos humanos en el mandato de la MINURSO - Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental - que debe ser renovado en abril próximo. Pocos días después, el 28 de febrero, el Secretario de Estado americano, John Kerry, presentó un informe al Presidente Obama en el que se analiza la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental ocupado.

Partiendo de la hipótesis de que "el mandato de la MINURSO no incluye todavía el mecanismo de vigilancia de los derechos humanos", el informe también denuncia "la violencia verbal y física contra los saharauis que están bajo arresto, la restricción de las libertades de expresión, de prensa y de asociación, así como contra la detención arbitraria prolongada contra todos los disidentes políticos" y a la vez "la negación sistemática de la libertad de crear asociaciones saharauis independentistas". También en Francia, el aliado occidental más influyente de Marruecos, un hecho sorprendente ocurrió recientemente. En el marco de una investigación que llevó la policía francesa a la Embajada de Marruecos en París para investigar sobre la tortura de ciudadanos franco-marroquíes, en la que había el asunto de un saharaui que también es víctima de detención arbitraria y tortura en las cárceles marroquíes.

La sensación causada por estos eventos también provocó un debate en Francia sobre la necesidad de vigilar la situación de los derechos humanos en el Sahara Occidental ocupado, un evento de gran importancia si tenemos en cuenta el hecho de que en abril de 2013 fue París quién se opuso a la ampliación del mandato de la MINURSO. 

Con respecto a la cuestión histórica de las violaciones de los derechos humanos de las que son víctimas los saharauis, se recomienda la lectura de “El Oasis de la Memoria”, de Carlos Martín Beristain, que está disponible en nuestro sitio web tindoufexpress.org, la traducción de la versión italiana resumida. Un equipo de abogados e investigadores dirigidos por el Profesor Beristain ha investigado la memoria histórica de este pueblo, entrevistando a 261 víctimas saharauis de los bombardeos, allanamientos, secuestros y torturas y la recolección de sus historias en dos volúmenes que constituyen un primer paso de un complejo análisis de las violaciones cometidas en casi cuatro décadas de conflicto.

Por último, recordamos que la atención a la cuestión saharaui mostrada por su revista se limita a la publicación de una información parcial y superficial con una fuerte connotación propagandística, que no respeta ni a los cánones del periodismo serio y analítico que tenga en cuenta la producción jurídica internacional y la realidad histórica, ni la memoria de una población ahora relegada a los márgenes de los circuitos mediáticos internacionales. 

El "riesgo de explosión" en el título de su artículo, está más relacionado con la incapacidad de la comunidad internacional a resolver un problema bloqueado ahora desde 1991, que con el riesgo real de la infiltración terrorista en una población que hace 23 años consintió deponer las armas, confiando en una solución pacífica a través de la vía diplomática de un conflicto emanado de la lucha por sus derechos y por su tierra?

Atentamente,

Folco, Francesca, Michele, Riccardo – Tindouf ExPRESS staff

http://www.tindoufexpress.org/tep/?p=1361
Don't Miss