Latest

Sports

Gossip

Covered

Agresión contra Gaza: Riad y El Cairo acusadas de colusión con Israel

Arabia Saudita, aliada con Egipto e Israel en la guerra contra Gaza? Esta tesis defendida en un análisis publicado por David Hearst, editor del sitio de información "Middle East Eye" y ampliamente recogida por el diario electrónico "Huffington Post", suscita una vehemente reacción de las autoridades saudíes.

En su artículo, David Hearst evocó los vínculos entre Arabia Saudita, Egipto e Israel durante la ofensiva de esta última contra la Franja de Gaza. El enemigo común de los tres países, Hamas, sería, según David Heast, la razón principal de esta alianza emergente.

Los retos son claros: provocar el debilitamiento y eventualmente la caída de Hamas, colocar un nuevo gobierno en Gaza y hacer frente a otros enemigos en común, como Irán. David Hearst cita como argumentos declaraciones de responsables americanos e israelíes. Dan Shapiro, embajador de EE.UU. en Tel Aviv, declaraba en una televisión israelí que su país quería ayudar a "las fuerzas moderadas" a ser más fuertes en Gaza.

Las autoridades saudíes respondieron a este análisis que fue publicado por varios medios de comunicación árabes, con un comunicado de tono duro publicado por el embajador de Arabia Saudita en Londres, el príncipe Mohammed bin Nawaf Al-Saud, rechazando totalmente las declaraciones de David Hearst y calificándolas de "mentiras sin fundamento" y "totalmente infundadas". "¿Es su intención de insultar o ignora usted la historia y la política de Oriente Medio?", escribió el Príncipe.

Reafirma el apoyo de Arabia Saudita a los palestinos denunciando la "brutalidad y la desproporción de la acción israelí contra la población civil en la Franja de Gaza", que es un "crimen contra la humanidad". Pensar que Arabia Saudita apoya la acción israelí en Gaza es "francamente un grotesco insulto", sobre todo, añade, "que Israel no se defiende sino asesina a niños indefensos y familias enteras". El embajador no dudó en hablar de "genocidio".

Por su parte, el ex jefe de los servicios secretos saudíes, el príncipe Turki Al-Faisal, publicó en las columnas de "Al-Sharq Al-Awsat" una tribuna muy interesante para aquellos que quieran comprender cómo, a causa de lo que se juega, se percibe la cuestión palestina en Riad y otras capitales árabes importantes.

En esta contribución – suele escribir y publicar con frecuencia, incluso en la prensa israelí- el príncipe denuncia las masacres de Gaza. Pero reprocha sobre todo a Hamas el actuar sin prudencia y llevar a cabo una guerra inútil, desproporcionada y sin otro resultado que el de ofrecer a Israel y a su armada la ocasión soñada de "hacer correr la sangre palestina".

Descifrándolo, el dignatario y antiguo espía saudí reprocha al movimiento islamista palestino llevar a cabo una lucha dudosa cuya única consecuencia es sabotear lo que queda del "proceso de paz" y empeorar sobre todo la debilidad de la Autoridad Palestina de Mahmoud Abbas.

Su texto, titulado "el sueño de un liderazgo palestino más prudente", una opinión estrictamente personal y no incumbe de ninguna manera a la monarquía saudí. Pero también sería ingenuo creer que no expresa un poco o mucho el sentimiento que domina actualmente en Riad sobre lo que pasa en Gaza y las opciones de Hamas y su líder Mahmoud Meshaal.

Para aquellos que dudan, el príncipe Turki Al-Faisal acusa al movimiento islamista palestino de hacer el juego a Turquía y Qatar que, según el, quieren hacer de la Cuestión Palestina su nueva carta diplomática y geopolítica para apoyar a Egipto a la que rinde homenaje.

Un día antes, durante la celebración del día de Al-Quds, el secretario general de Hezbollah realizó un discurso opuesto al del dignatario saudí. Hassan Nasrallah comparó la resistencia palestina en Gaza a la de Hezbolá en julio del 2006 en Líbano. Estimó que "ya ha realizado una victoria sobre el enemigo israelí" resistiendo después de 18 días de agresión.

Afirmó que los israelíes nunca tuvieron la intención de devolver una pulgada del territorio palestina ni de aceptar el retorno de los refugiados palestinos. "Los israelíes, apoyados por Occidente y algunos regímenes árabes, cuyos tronos dependen de la supervivencia de Israel, añadió​​, prepararon un plan a largo plazo para liquidar la causa palestina sobre la base de que hará falta una o dos generaciones para lograr este objetivo". Para él, el mundo árabe atraviesa hoy el período más grave desde 1948, con la destrucción sistemática de los Estados, de las armas, las sociedades y los pueblos.

"En este tiempo de discordia y de conspiraciones, advirtió, hay que saber dónde poner los pies y dónde luchar". La resistencia, según el, prima sobre los excesos de todas las diferencias y todas las fracturas políticas y confesionales entre los árabes. Israel y Occidente, insistió, quiere destruir no sólo a Hamas, el Jihad y las organizaciones palestinas que luchan, sino también la sangre resistente que corre en las venas de los palestinos.
Don't Miss