Latest

Sports

Gossip

Covered

Marruecos financia indirectamente a AQMI con el fin de incriminar a Argelia y el Polisario (ex oficial de inteligencia marroquí)

El ex oficial de los servicios de inteligencia marroquíes conocidos bajo las siglas de DST, Hicham Bouchti, confirmó la implicación del rey de Marruecos, Mohammed VI, en el tráfico de drogas y los vínculos de los servicios secretos marroquíes con movimientos terroristas en la región, como AQMI y el MUJAO.

En una entrevista concedida al diario argelino Echorouk, Bouchti declaró que "el rey se hizo rico gracias al tráfico de cannabis.
No Hay que ser muy inteligente para saber que una de las fuentes de enriquecimiento de la monarquía marroquí es el tráfico internacional de drogas". 

"Marruecos financia indirectamente a Al-Qaeda en el Magreb Islámico para que pueda seguir sus actividades en la región y así matar dos pájaros de un tiro: acusar a Argelia de ser un foco de terrorismo y pegar al Frente Polisario la etiqueta de organización terrorista", añadió.

Con el fin de vender a las potencias occidentales el papel de "gendarme de la región y atraer su dinero en nombre de la lucha contra el terrorismo, la monarquía no dudó en reprimir y torturar a ciudadanos marroquíes inocentes para presentarlos como terroristas, dijo Bouchti. 

Interrogado sobre la relación entre el rey y la institución militar y los cuerpos de seguridad marroquíes, Bouchti declaró que esta relación es similar a la que existe entre el Padrino y la Mafia, excepto cuando se atienen a la directiva dada por Hassan II a los oficiales del ejército después de los dos intentos de golpe de Estado en 1971 y 1972: "Interesaros por el dinero, pero aléjaros de la política."

El ex espía marroquí dijo que había dejado a los servicios secretos marroquíes a causa de "la falta de una ley que regule el trabajo de estos servicios y defina sus misiones". "Al mismo tiempo, añade, no hay un contrato institucional para proteger a los ciudadanos contra el abuso de sus oficiales", subrayando que "los servicios no están bajo ningún control de la justicia ni del Parlamento y aprovechan este vacío jurídico para reprimir y cometer injusticias y burlar la ley en el ejercicio de sus funciones ".

"Yo trabajaba para la inteligencia militar. Tuvimos contacto con más de 12 servicios de inteligencia, a su cabeza la DGED (Dirección General de Estudios y Documentación), la DST (Dirección de Vigilancia del Territorio) y el DAG, un servicio que depende del Ministerio del Interior y he sido testigo de operaciones de secuestro, tortura, corrupción, soborno y tráfico de drogas llevadas a cabo por responsables de estos servicios", dijo.
Don't Miss