Latest

Sports

Gossip

Covered

Drogas, pedofilia, represión: Marruecos recurre a "expertos" extranjeros para ocultar su realidad

Acorralado por los informes cada vez más críticos de las organizaciones internacionales sobre los niveles alcanzados por el cultivo y el tráfico de drogas en su territorio, el reino de Marruecos activa su red de "amigos" en un intento de repulsar las críticas, creyendo que la opinión internacional son tan crédulos como sus súbditos.

Así, el Majzén recurre a "expertos" extranjeros para tratar de ocultar lo que todo el mundo sabe, que Marruecos va por delante de Afganistán en la producción mundial de drogas, ocupando así el primer lugar.

Según un serio informe de la ONUDD, Marruecos sigue siendo el mayor productor de cannabis del mundo. El país cuenta con alrededor de 800.000 cultivadores de cannabis. Una clasificación poco honorable para un país que, en los discursos de sus dirigentes, aspira a un rango de liderazgo económico en la región. Entre estos "expertos" a sueldo del Makhzen, el español Miguel Ángel García Puyol que se ha entregado a una patética plegaria, digna de los saltimbanquis de las cortes reales, publicada este jueves por la agencia oficial marroquí MAP.

Este cortesano atraído del Palacio, pomposamente presentado como un "experto en asuntos del Magreb" no encontró nada mejor para diculpar a sus benefactores que emprenderla con Argelia, objetivo obsesivo del Makhzen. Según él, "Argelia, que tiene un macabro récord en el campo de la proliferación de las drogas duras en el continente africano, no está en buena posición para dar lecciones o consejos a Marruecos".

Así, en su opinión, los informes diarios de decomisión de grandes cantidades de cannabis procesado de Marruecos no son más que "prácticas provocadoras del régimen argelino contra Marruecos". Y para alinear mejor su requisitorio al discurso habitual en Marruecos, él jura que estas "prácticas obstaculizan la construcción de la Unión Magrebí".

Más pernicioso aún, piensa que "Argelia, un país incapaz de resolver sus problemas internos relacionados con el respeto de los derechos humanos, el paro y las infraestructuras básicas, se deja llevar por prácticas abyectas e ilícitas para desestabilizar el reino Marruecos, cuyo proceso de reformas suscita la admiración de la comunidad internacional", perora Puyol.

Servil, va hasta declarar que "impulsada por la hostilidad y los celos, Argelia no para de movilizar sus recursos financieros, políticos y diplomáticos para perjudicar los intereses de Marruecos, un país sólido gracias a su política de reformas y del respeto de los derechos humanos bajo el liderazgo de Su Majestad el Rey Mohammed VI ".

Falto de argumentos, el mercenario español invierte de lleno la realidad de los hechos mediante la adopción de un discurso en boga entre los vecinos del oeste, según el cual las autoridades argelinas llevarían desde hace algún tiempo "una campaña premeditada que consiste en inundar el reino con psicotrópicos y alentar los crímenes relacionados con la toxicomanía".

Hay que saber que este Miguel Ángel García Puyol es solicitado por Rabat cada vez que los relés políticos y mediáticos internos se ven incapaces de defender una posición o "cubrir" los escándalos tan comprometedores como la pedofilia, las drogas y la corrupción que gangrenan el reino. También interviene a menudo sobre la cuestión saharaui, para cantar, también en este caso, las virtudes del plan de autonomía propuesto para el Sahara Occidental ocupado.

Es conocido como un diligente bufón del rey Mohammed VI, del que alaba sistemáticamente todas las decisiones. Preguntado en 2012 sobre las mediditas (nombramiento de un jefe islamista bien domado como jefe de gobierno, entre otras) tomadas por el rey en un estado de pánico para contrarrestar la ola de insurrecciones que atravesaba el mundo árabe, su bufón se apresuró a decir que "las reformas llevadas a cabo por Su Majestad no se deben a las manifestaciones que tienen lugar en el mundo árabe, sino más bien porque el Rey es una personalidad visionaria." 

R. Mahmoudi



Traducción : Diáspora Saharaui
Don't Miss